Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Primeros auxilios: sangrado

Las hemorragias externas ocurren cuando la piel que protege al cuerpo se lastima. En casos graves, la pérdida de sangre puede poner en peligro la vida de la víctima. Por lo general, aplicar presión directa y elevar la parte lesionada paran la hemorragia, incluso cuando la pérdida de sangre provenga de una arteria.

Cuándo llamar al 911

Llame al 911 si no puede detener la hemorragia o si la víctima muestra signos de shock, según se describe a continuación.

Paso 1. Aplique presión directa

  • Use guantes u otra forma de protección para evitar el contacto con la sangre de la víctima.

  • Presione directamente sobre la herida con una compresa de gasa o un trozo de tela limpia.

  • Mantenga la presión constante durante al menos 5 minutos. Esto permite que la sangre se coagule (espese), y evita más sangrado.

  • No retire la venda para controlar el sangrado hasta que hayan pasado por lo menos 5 minutos.

Paso 2. Eleve la herida

  • Si es posible, eleve la herida a un nivel superior al corazón. Esto disminuye el flujo sanguíneo a la herida.

  • Si existe una fractura de hueso, inmovilice las articulaciones por encima y por debajo de la fractura antes de elevar la herida.

Tape las hemorragias nasales

Tranquilice a la persona con hemorragia nasal y dígale que haga lo siguiente:

  • Oprima el tabique de la nariz debajo del hueso.

  • Incline levemente la cabeza hacia adelante y haga que permanezca sentada tranquilamente. Mantenga la presión en la nariz durante al menos 5 minutos.

  • No incline la cabeza hacia atrás. Esto puede provocar que la sangre se escape por la boca o la garganta.

  • No destruya el coágulo al sonar o friccionar la nariz una vez que la hemorragia haya cesado.

Sangrado: ¿cuánto es demasiado?

La edad, el tamaño corporal y la condición general de salud de la víctima son los factores que determinan cuándo la hemorragia es grave. Preste atención al estado y apariencia de la víctima, y no a la cantidad de sangre perdida. El sangrado de heridas en la cabeza o hemorragias nasales puede ser intenso aunque no sea peligroso. Observe si la víctima presenta signos de shock. Si se presentan síntomas de shock, la pérdida de sangre pone la vida en peligro.

  • Piel pálida y húmeda.

  • Pulso acelerado.

  • Confusión o inconsciencia.

  • Sangrado abundante y pulsante que no se puede parar después de aplicar presión directa.

Revisor médico: Eric Perez MD
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 12/1/2019
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
StayWell Disclaimer